La educación no formal en España

El artículo está disponible en: http://infojove.caib.es/jovenesyeducacionnoformal.pdf

educacion1

La educación no formal en España.

Según comenta Herrera, la educación no formal en España posee ciertas características que hace que finalmente se reconozcan las competencias adquiridas mediante su aprendizaje y a la vez le permita desarrollarse, debido precisamente a su “no-rigidez” o flexibilidad. Éstas son:

  • El desarrollo autónomo de teorías y principios propios, conjugados con cierta flexibilidad abierta al cambio.
  • Adaptación, mediante materiales didácticos y diversas técnicas a sus destinatarios.
  • Una constante planificación y redefinición de sus prácticas, sin colisionar con los principios teóricos desarrollados que comentamos en la primera connotación. Cada proyecto es distinto y adaptado, según Herrera, a las personas destinatarias.
  • Es multidisciplinar. Se practica en diversos ámbitos y contribuye en gran manera al desarrollo de la ciencia, como por ejemplo en el caso de la Educación para la Salud.
  • Es de carácter voluntario, exceptuando el caso de los menores, donde son sus padres los que deciden por ellos.
  • Traspasa los límites físicos del aula, en espacios administrativos (Servicios Sociales), sociales (asociaciones u ONGs), o culturales (casas de cultura).
  • Usa una gran variedad de medios y recursos, desde el relato hasta grabaciones en vídeo, textos, representaciones dramáticas, etc…
  • Su carácter voluntario otorga también cierta participación al docente, de manera que la pedagogía y metodologías dejan de ser pasivas para el alumno.
  •  Se desarrolla en un contexto relajado, sin presión por una constante evaluación. Es un ambiente agradable que no obstante sigue buscando el aprendizaje del alumno mediante participaciones introductorias, dinámicas de grupos o “juegos” encauzados a generar un ambiente de confianza entre los participantes.
  • La evaluación se lleva a cabo de manera grupal o colectiva, permitiendo la valoración de los propios participantes, y se centra más en el proceso total de aprendizaje en lugar de los resultados paulatinos.
  • Puede llegar a desarrollar cierto carácter profesional. Asimismo, la voluntariedad de la misma educación no formal no excluye necesariamente su remuneración.

Lo que más me ha llamado la atención del artículo es el punto donde Herrera desarrolla la idea de una educación perenne. Dice textualmente que “la Educación no formal nos permite, a través de sus múltiples áreas y ámbitos de realización, poder seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida”. Conjuntamente añade que “en este proceso de aprendizaje continuo, la educación informal, es su inseparable compañera”. Esta última afirmación me ha gustado especialmente, pues desde mi punto de vista no son pocos los detractores de la educación formal y no formal como única educación a lo largo de la vida, especialmente entre los padres hoy en día. La idea de que la educación corresponde a la institución docente y a las asociaciones culturales y deportivas que conforman la categoría de “extraescolares”, es incorrecta, y una visión más global y perenne de la educación combinada según esta triple ramificación les haría abrir los ojos a estas personas que día a día descuidan sus deberes en pro de otros intereses más o menos loables.

De todas las áreas de la educación formal relacionada directamente con la juventud, me han llamado la atención dos: educar en valores, y la pedagogía del ocio. Pienso que la sociedad es de por sí cambiante, pues las personas nos movemos por intereses y modas que no son para nada estáticos. Aunque la importancia de la educación permanece y debe siempre permanecer, una buena educación, lo que más demanda la sociedad de hoy en día es una buena educación en valores (en el texto se habla de valores como la paz, la solidaridad, la interculturalidad, pero pienso que existen muchos más valores que debemos desarrollar, y que poco a poco vayan convirtiéndose en virtudes como la generosidad, la paciencia, la reciedumbre o la sinceridad. La ausencia de valores no permite la aparición de virtudes, y sin éstas la sociedad se hunde).

Por otra parte la pedagogía del ocio me parece fundamental, en una sociedad donde los niños crecen y se educan perdiendo el tiempo constantemente. De esta manera, ¿dónde vamos a encontrar poetas, artistas, dramaturgos…? Ambas ramas de la educación no formal me parece que están estrechamente unidas entre sí, y desde luego para mí adquieren una importancia crucial en el desarrollo de la educación en el siglo XXI.

 

Bibliografía utilizada:

Herrera Menchén, María del Mar, La educación no formal en España (pág. 11 – 26).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s