El que se fue DE SEVILLA

Muy buena entrada de un compañero de trabajo y amigo… ¡A seguir disfrutando de “la red social más completa”!

Profesor LÍLEMUS

Es posible que la frase el que se fue a Sevilla perdió su silla os haya servido alguna vez para defender vuestro derecho sobre un lugar que otro ha desocupado (una silla propiamente dicha, el puesto en una fila), cuando este lo reclama argumentando que antes lo había tenido él.

El origen de esta frase proverbial es uno de los mejor documentados que hay, y la silla mencionada no es una cualquiera, sino aquella desde la que el obispo preside las celebraciones litúrgicas en una catedral, y que en latín se llama precisamente sedes (‘silla’ o ‘asiento’).

La historia es como sigue. Hacia 1460 era arzobispo de Sevilla don Alonso de Fonseca, un importante miembro del clero que en el año 54 había oficiado la boda real entre Enrique IV de Trastámara y la princesa Juana de Portugal. Eran tiempos en que las familias poderosas pugnaban por colocar a sus…

Ver la entrada original 549 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s