Lílemus y la NOTA FURTIVA

El primero de una serie de detalles biográficos que se dejan traslucir acerca del enigmático y carismático profesor Lílemus, por quien siento una “filosófica” y profunda admiración.

Profesor LÍLEMUS

El profesor Lílemus, sentado a su mesa, corrige ejercicios mientras la clase lee. El denso silencio se  agita de tanto en tanto por una mano que pasa la página, un cambio de postura, alguien que se levanta hasta la mesa del profesor a consultar el diccionario.

Tras escribir un comentario en el ejercicio que acaba de calificar, Lílemus levanta casualmente la vista en busca de su autor. Justo en ese momento, en la última fila, Ignacio está pasando un papel desde su pupitre al de al lado, donde Nico lo espera con aire curioso. Al verse sorprendidos, han dudado entre seguir o recular, y esa pequeña vacilación les ha inmovilizado un instante en el acto delictivo. Ya es demasiado tarde para echarse atrás, a pesar de lo cual Ignacio, súbitamente sonrojado, se lleva con habilidad el papel al bolsillo.

-Ignacio –la voz de Lílemus levanta todas las miradas-, trae ese…

Ver la entrada original 1.083 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s